INTRODUCCIÓN

La identidad digital es lo que somos en la red por eso es muy importante el cuidar y mantener lo más segura posible la información que manejemos.

Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) los casos de robo de identidad en México y a nivel internacional van en aumento.

Esto como consecuencia de varios factores, como el uso de nuevas tecnologías, el incremento en la demanda de compras por Internet, la falta de conciencia o tiempo destinado por los usuarios para la protección de sus datos personales, pero también de aquellos que se aprovechan de diversos medios digitales y sobre todo, de la falta de precaución del usuario para así lograr sus objetivos.

La protección de los datos personales es una actividad fundamental que se debe realizar con total responsabilidad y conciencia, para ello es necesario definir un conjunto de buenas prácticas que permitan proteger nuestros datos. Es por ello que aquí te dejamos tres consejos que son prácticas básicas para proteger tu identidad.

DESARROLLO

Primero que nada, debes asumir que tu equipo ya está comprometido, es decir que el atacante ha logrado su objetivo, que tus datos están expuestos.

    1. Lo primero que debes hacer es un respaldo de todos tus archivos, y en seguida debes regenerar todas las contraseñas.
      La mayoría de las personas usan contraseñas muy fáciles de adivinar, pues usan fechas de nacimiento, nombres de su mascota o incluso su propio nombre.Como buena práctica de seguridad las contraseñas deben tener por lo menos 8 caracteres, con mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales y que cada contraseña sea diferente para cada cuenta que uses. Es decir, una contraseña diferente para tu cuenta de GenuinoCloud, otra para tu cuenta de Gmail, etc.

      Y seguro te preguntarás ¿Cómo me voy a acordar de todas las contraseñas?Para administrar tus contraseñas te recomendamos que uses un administrador o manejador de contraseñas, por ejemplo LastPass.

      LastPass es una herramienta de gestión de contraseñas que realizará la tarea de guardar y llenar por ti las contraseñas en los formularios correspondientes; el cual combina un gestor de contraseñas local con almacenamiento basado en la nube. Las contraseñas sólo son accesibles a través del descifrado local o iniciando sesión en el sitio web oficial y seguro de LastPass mediante la utilización de la contraseña maestra.

      Por si fuera poco, LastPass no solo mejora la gestión de tus contraseñas, sino que también, en caso de que no tengas idea de qué contraseña crear para tu nueva cuenta, te proporciona herramientas de generación de contraseñas, rellenado automático de formularios, así como el inicio de sesión automática.

      LastPass es una utilidad multiplataforma por lo que está disponible para Windows, OS X, y Linux, así como iOS, Android, BlackBerry, Windows Mobile, Symbian y webOS. LastPass también proporciona a las usuarios complementos/extensiones para los navegadores Web como Internet Explorer, Firefox, Safari, Chrome y Opera.

    2. Que tu manejador de contraseñas guarde todo menos tu buzón de correo principal
      ¿A qué nos referimos con esto?
      Todos tenemos una cuenta de correo principal con la que nos hemos registrado en todos los servicios en Internet que utilizamos a diario, la contraseña de esa cuenta es muy importante que te la sepas de memoria y no la guardes en un manejador de contraseñas, o bien, puedes usar el manejador pero guardando una contraseña que no este completa, por ejemplo:
      Que tu contraseña completa sea: 99R#2*Ak#%ibZbX$
      Contraseña que pongas en el manejador: 99R#2*Ak#%ibZDe esta manera sólo tendrás que recordar X$ y le darías un dolor de cabeza al atacante ya que la contraseña no estaría completa.
    3. Doble factor
      La autenticación de doble factor es una forma de dotar de más seguridad a las cuentas que queremos proteger. Usar dos factores de autenticación siempre es mejor que usar solo uno.
      ¿Qué es el segundo factor?
      Para entender esto, debemos comprender que es el primer factor.
      Un primer factor es la contraseña asociada a tu usuario.
      El segundo factor suele ser algo que tiene el usuario (como un código o núnero generado), una característica del usuario (como una huella digital) o incluso el lugar en el que se encuentra.

CONCLUSIONES

Es muy importante que tomes en cuenta estos tres consejos que te brindamos, pues tus datos y tu identidad en la red pueden ser usados con fines diversos. Respalda siempre tu información, usa un manejador de contraseñas, memoriza la contraseña de tu cuenta de correo principal o usa el manejador y recuerda los últimos dos o tres dígitos.

Otra cosa muy importante que puedes hacer es renovar todas tus contraseñas por lo menos una vez al año.

Recuerda que cualquier duda o comentario es bienvenido. ¡Estaremos al pendiente para responder a la brevedad!